Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Técnica de uso en la barbacoa

Podemos definir como Técnica al conjunto de pautas, operaciones y protocolos que tiene como objetivo lograr un resultado concreto de manera efectiva en cualquier campo o actividad de la vida. La técnica demanda tanto habilidades manuales como intelectuales, y comúnmente la utilización de herramientas y conocimientos.


La técnica, entendida como los recursos e instrucciones de que se vale cualquier campo para conseguir sus objetivos, nos facilita la vida y entre muchas cosas, nos ahorra tiempo, lo que supone de forma intrínseca el incremento en la productividad de lo que se hace.


Como no iba a ser menos, el mundo de la barbacoa también tiene su conjunto de técnicas que buscan conseguir los mejores resultados tanto en lo referente al uso y mantenimiento de la barbacoa, herramientas auxiliares o métodos de cocinado.


Aunque algunas veces la ilusión y el impulso por disfrutar de una barbacoa nos haga prestar poca atención a la técnica, su estudio y puesta en práctica nos hará ser eficaces, cuidar de nuestra barbacoa para que dure una eternidad y cocinar los platos de forma espectacular.

Técnicas de cocinado en barbacoa

Cuando hablamos de cocinar en barbacoa, hay dos variantes principales de pensamiento para las técnicas que pueden usar.


La primera de estas técnicas, y el procedimiento más popular para los que asan en sus casas, es aquel donde la comida se hace directamente sobre la fuente de calor. De este modo, los alimentos se cocinan de manera rápida sobre una parrilla a alta temperatura que está colocada directamente sobre las brasas encendidas, o cualquier fuente de calor. Con esta técnica no se suele usar la tapa de la barbacoa.


Los alimentos utilizados como pueden ser las partes más tiernas de carnes, hamburguesas, brochetas, pollo o verduras, se doran y se cocinan velozmente con exquisitez utilizando esta técnica. El agregado de salsas es admitido durante la cocción con las precauciones necesarias para evitar que se queme y produzca mal sabor.


La segunda técnica de cocción en barbacoa utiliza calor de forma indirecta. Este procedimiento es el más apropiado cuando se preparan cortes de carne grandes, como filetes gruesos, piezas de asado, brisket o paleta de cerdo. Cuando se cocina con este método, la comida se hace separada de la fuente directa de calor. Es importante mantener el nivel de humedad adecuado para no resecar los alimentos durante los largos periodos de cocción utilizados y temperaturas relativamente bajas.


Utilizando este método de cocción, la tapa de la barbacoa se mantiene cerrada la mayor parte del tiempo. Cuando se cocina de manera indirecta, suele haber un suministro de fuego agregado que le permite combinar carbón y madera aromatizada. Esto permite que el calor y el humo suban a través de la cámara de cocción donde se halla la carne, para que se caliente de forma homogénea. La regla de oro de esta técnica es una temperatura baja durante mucho tiempo.


Independientemente del método utilizado, es trascendental no cocinar la carne excesivamente rápido. Si la temperatura interna de la carne crece con rapidez a medida que se cocina, el agua y la grasa saldrán antes de que el colágeno pueda licuarse. Esto significa que tu corte de carne estará seco y duro. Todo esto se aprende practicando y leyendo mucho a los que mejor lo hacen.