Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Costillas barbacoa al estilo Kansas City

Las famosas costillas al estilo Kansas City se identifican normalmente por ir aderezadas con una salsa dulzona y melosa con las que se embadurnan durante los últimos minutos de cocción. El sazonador en seco y la espectacular salsa bbq típica de esta ciudad estadounidense dan un toque a estas costillas dulce debido a una base de azúcar morena, pero que se equilibra con chile en polvo y pimienta, lo que se resume en unas costillas verdaderamente de locos, para chuparse los dedos.

Costillas de cerdo barbacoa al estilo Kansas City

No nos vamos a engañar, las costillas son todo un cásico en las barbacoas familiares, por el juego que dan, su contenido precio y la facilidad para prepararlas. Estas en concreto son de babero y servilleta, prepárate para gozar de lo lindo con las costillas ahumadas al puro estilo americano.

Saborear estas aromáticas costillas una cálida tarde cuando ya empiezan los días a alargarse al lado de los tuyos es un verdadero placer.

El estilo de la cocina de Kansas

Kansas City es una próspera y bella ciudad ubicada en el condado de Jackson, al oeste del estado estadounidense de Misuri, junto a la frontera con Kansas. Se encuentra en el medio oeste del país.

Nos gustan las barbacoas | 2022 | https://barbacoa.world/aquiestaelwp/wp-content/uploads/bbq-ribs-kansas.jpg
Imagen de Jay Castor en Pixabay

Es una ciudad es conocida mundialmente por sus contribuciones a los estilos musicales del jazz y el blues, así como a la cocina. La barbacoa local se caracteriza por la utilización de una amplia variedad de carnes como pueden ser las de ternera, cerdo, pollo, pavo, cordero y hasta pescado.

Los restaurantes de la zona sirven carne a la parrilla de todo tipo incluido el pulled pork, brisket y las costillas en diferentes cortes de vaca o cerdo. Las puntas quemadas, la carne crujiente, ahumada y sabrosa cortada de la punta de una pechuga de res, se encuentran entre las preparaciones más deliciosas de esta cocina.

El estilo de barbacoa del Corazón de Estados Unidos​ se condimenta con un aliño seco o rub, se ahúma muy despacio sobre diversas maderas que aportan todos sus aromas y se sirve con una salsa barbacoa espesa a base de tomate, que es parte inconfundible del estilo de KC. La mayoría de los restaurantes locales ofertan diversas variedades de salsa barbacoa con matices de sabor dulce, picante y ácido, aunque la salsa básica tiende a ser dulce por el azúcar moreno como picante debido a el chile.

Entre las guarniciones preferidas para acompañar estos fabulosos platos que se sirven con la barbacoa se incluyen los frijoles horneados, patatas fritas o la ensalada de col entre otras.

Los estilos de hacer barbacoa de KC y Memphis son bastante similares, aunque la primera tiende a usar más cantidad de salsa y una variedad más amplia de carnes.

Preparando las suculentas costillas Kansas City

Para prepararlas puedes usar la parte que más te guste de las costillas de cerdo, van a quedar igual de ricas y sabrosas. Puedes utilizar la parte plana de la costilla o spareribs o puedes escoger las baby back ribs, que son las costillas de lomo, más cortas y arqueadas y con un sabor excelente. En esta receta no estamos buscando exclusivamente un corte St Louis, que elimina la parte cartilaginosa pegada al esternón de la costilla y las puntas,  aunque también este corte valdría perfectamente y además estéticamente quedan fabulosas.

Coméntale a tu carnicero de confianza que te quite la membrana trasera pegada a los huesos. A diferencia del cartílago y otros tejidos conectivos, este tejido no se suaviza cuando al cocinarse. Simplemente sale duro y masticable, como si fuese una hoja de plástico. Al quitar la membrana vas a conseguir que queden extremadamente tiernas una vez cocinadas y se puedan separar con la mano, ya sabes a lo que me refiero, la diferencia entre las buenas y las mejores.

Si has cogido las costillas del lineal en el supermercado, no pasa nada, es muy fácil de hacer. Simplemente coge la punta roma de un cuchillo de untar mantequilla o el mango de una cuchara y empieza a separar la membrana en la parte carnosa de la primera costilla. Una vez tengas suficiente membrana despegada para cogerla con la mano, la sujetas con un trozo de papel de cocina para que no resbale y tiras con mimo para que salga entera.

Pasa por el chorro de agua las costillas y las secas bien con papel para quitar cualquier resto de hueso, alguna vena o impureza y ya estarían preparadas para aplicar el sazonador para costillas de cerdo que más te guste.

En casa solemos hacer nuestro propio sazonador por varias razones, si quieres saber más, puedes verlo aquí. Seguro que tú también vas a querer hacer tu propio rub casero para costillas de cerdo.

Rub para costillas estilo Kansas City

Estamos hablando de un sazonador realmente delicioso y típico que va a dar a tus costillas una profundidad de aroma espectacular. Se trata de un aliño compuesto principalmente por azúcar moreno y pimentón dulce en una proporción 2:1, ya sabes, dos partes de azúcar y una de pimentón.

barbacoa.world_Fulful_bhar

Ten en cuenta las variedades de pimentón existentes en tu zona para afinar y dar un toque muy personal a tu rub. A saber, aquí contamos con el pimentón dulce, el picante y el interesante agripicante.

A partir de esta base se vamos a ir añadiendo especias secas como son la cebolla y el ajo en polvo, así como el chile y la pimienta de cayena para conseguir un equilibrio de sabores. Tenemos ya tres sabores, dulce, ahumado y picante.

Usa la pimienta de cayena para manejar el sabor picante de las costillas y piensa en todos tus comensales sobre todo si hay niños, ya que todos no tolerarán de la misma manera un exceso de fuego en la boca. La decisión es tuya.

Después de frotar en seco, las costillas de cerdo se envuelven en papel de aluminio o film de cocina y se refrigeran para fijar el sabor durante un mínimo de 2 horas, aunque me gusta dejarlas durante toda la noche.

La mejor salsa barbacoa estilo Kansas

Una buena salsa barbacoa a la manera de Kansas tiene un sabor dulce por el uso de azúcar morena y a la vez picante por el chile la mostaza y la pimienta.

Imagínalo, empiezas salteando unas cebollas y unos ajos en mantequilla, agregas azúcar moreno, kétchup y melaza. Sigues con un chorro de vinagre de manzana y un poco de mostaza amarilla. Ya, ya lo sé, suena mágico y sabe celestial.

Ahora añade salsa Worcestershire, pimienta cayena, pimienta negra y chile en polvo a tu gusto.

Simplemente, espesas este preparado a fuego lento y lo pasas por una batidora para obtener una salsa de textura y apariencia suave y fina. Si al enfriar la salsa queda demasiado densa, puedes rebajarla con un poco de agua sin problema.

Que es la melaza

La melaza de caña de azúcar, también conocida como miel negra, es un jarabe de textura condensada que se saca de la caña de azúcar. Este es un producto natural que se asimila en textura y dulzor a la miel de abeja.  El uso más extenso es el de endulzante. Con la melaza de caña se reemplaza el azúcar, ya que endulza y se considera más saludable que el azúcar común.

Si tienes problemas para encontrar la melaza puedes usar miel de abeja.

Como hacer las costillas estilo Kansas en la barbacoa

Usar un ahumador es realmente la verdadera manera de cocinar la barbacoa en KC, a fuego lento y bajo, de este modo la carne coge una terneza superior y un profundo sabor derivado del humo producido por la madera. Sin embargo, asar las costillas utilizando el método indirecto es muy adecuado cuando tienes una barbacoa de carbón.

Tienes hambre ya, ¿verdad?, pues vamos a empezar a cocinar estas riquísimas costillas. Antes de meterlas en la barbacoa, habremos sacado las carne el tiempo suficiente para que atempere y quitado el envoltorio utilizado.

Pondremos en marcha la barbacoa añadiendo las briquetas de carbón encendidas y ajustamos a una temperatura de trabajo entre 160º C y 175º C (325°F a 350°F). Es importante que la bbq este limpia de ceniza de anteriores asados para que favorezca el flujo de aire y permita una cocción uniforme.

Ahora que todo está preparado es el momento de agregar las virutas de madera que más te gusten para darle ese fantástico toque ahumado a tus costillas. La variedad es amplia, aunque las mas utilizadas en KC son el cerezo, el manzano y el nogal.

Coloca las costillas con el hueso mirando hacia abajo en el centro de la parrilla y cierra la tapa de tu barbacoa.

Dependiendo del tipo de costillas que estes cocinando la horquilla de tiempo va a variar desde 1,5 – 2 horas para las baby back ribs o costillitas y las 2,5 – 3 para las spareribs o costillas planas.

Durante la última hora y en intervalos de 15 minutos, embadurna o pincela las costillas con una brocha con la salsa barbacoa que más te guste cerrando la tapa de la barbacoa cada vez que lo hagas. En este punto, va a llegar un momento que deben estar lo suficientemente tiernas como para poder separarlas con los dedos. Ese es el estado que estás buscando. El momento casi ha llegado.

Existe otra alternativa que si no tienes prisa o has sido suficientemente organizado y previsor es muy recomendable. Se trata de cocinar las costillas a 110º C (225º F) de cuatro a cinco horas paras las baby backs o cinco a seis para las costillas planas. Es mas tiempo pero la espera puede merecer la pena por el extra de jugosidad que se obtiene en la carne. Como todo, lo mejor es probar y decidir en primera persona.

Aclarar que los tiempos son siempre una apreciación que debes tomar como una guía para saber cuando están preparadas tus costillas, pero la mejor manera de saberlo es cocinándolas, tocándolas y sintiéndolas para comprobar su textura.

Una vez que las costillas estén en ese punto que a ti te gusten, retíralas de la parrilla y déjalas reposar unos minutos antes de disfrutarlas.

Costillas estilo Kansas en el horno

Estas costillas también se pueden hacer en el horno si lo deseas. Es muy fácil.

  • Precalienta tu horno a 165º C (325º F)
  • Pon las costillas con el hueso hacia abajo sobre una rejilla colocada sobre una bandeja para hornear forrada con papel de aluminio para ayudar a la limpieza.
  • Dependiendo del tipo de costilla que hayas usado vas a tener unos tiempos de cocción diferentes.
  • Hornea de 2,5 a 3 horas para las costillas de cerdo planas o de 1,5 a 2 horas para las costillitas. A la mitad de tiempo o cuando veas un bonito color, cubre las costillas con papel de aluminio para evitar que se sequen.
  • En la última media hora de horneado, rocía la parte superior de las costillas con la salsa barbacoa a la que habrás incorporado unas gotas de humo líquido, vuelve a cubrir con papel aluminio y termina de cocinar.

En este punto, deberían estar lo suficientemente tiernas como para separarlas con los dedos.  Deja reposar de 5 a 10 minutos antes de cortar y disfrutar.

Y verás lo que es bueno, estas costillas al estilo KC son verdaderamente mágicas con toques dulces, picantes, ahumados…

Barbacoa.world. Costillas de cerdo barbacoa al estilo Kansas City

Costillas barbacoa Kansas City

Unas costillas ahumadas y acompañadas con una salsa bbq muy especial
Tiempo de preparación 9 h
Tiempo de cocción 3 h
Reposo 15 min
Tiempo total 12 h 15 min
Plato Plato principal
Cocina Americana

Equipment

  • Barbacoa.

Ingredientes
  

  • 1 Costillar de cerdo
  • 1 Rub
  • 1 Salsa bbq Kansas

Elaboración paso a paso
 

  • Limpiar costillas
  • Aplicar rub
  • Filmar y reservar en la nevera
  • Cocinar las costillas entre 2,5hrs. y 3 hrs. en la barbacoa
  • En la última hora y cada 15 minutos embadurnar con la salsa
  • Dejar reposar antes de comer
Keyword barbacoa, BBQ ribs, Ketchup, Rub

Deja un comentario

Recipe Rating